NOVEDADES

Noticias y Tendencias Inmobiliarias

Alquiler con opción a compra: todo lo que debes saber

El alquiler con opción a compra puede ser una opción muy interesante para aquellas personas que se plantean adquirir una vivienda a medio plazo. Por ello, en este post te damos todas las claves para entenderlo y aclaramos qué se debe tener en cuenta antes de firmarlo, seas propietario o inquilino/comprador

¿Cómo funciona el alquiler con opción a compra?

El alquiler con opción a compra funciona de la siguiente manera: el inquilino habita la vivienda y paga cuotas mensuales como si se tratara de un alquiler común, pero una vez pasado un periodo de tiempo que previamente habrá acordado con el propietario, el inquilino puede decidir comprar la vivienda o no hacerlo

Este concepto es sencillo, pero cuando pensamos en los detalles, se complica un poco más: ¿las mensualidades son más elevadas que en el contrato normal? ¿qué es la prima? ¿hay fianza si ya se ha pagado una prima? ¿Qué cantidad pierde el inquilino si se niega a comprar? ¿Qué consiguen con todo esto? Iremos resolviendo estas dudas una a una.

¿Qué tipo de contrato se utiliza en el alquiler con derecho a compra?

Las particularidades del alquiler con opción a compra provocan que el proceso de redactar el contrato sea  más complejo. Para empezar, esta modalidad de arrendamiento se realiza mediante un contrato doble o mixto. Esto significa que incluye un subcontrato de alquiler y otro de compraventa. De esta manera, el inquilino puede vivir en el inmueble por un periodo de tiempo concreto y, al terminar, tendrá derecho a comprarlo y descontar, total o parcialmente, las cuotas del alquiler.

¿Cómo se regula este contrato?

Al tratarse de dos subcontratos, el de alquiler se rige por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) mientras dure el alquiler. La regulación del contrato de compraventa para una vivienda está contenida en el Código Civil

 

Como inquilino, ¿Por qué elegiría un alquiler con opción a compra?

El alquiler con opción a compra tiene ventajas e inconvenientes para cada una de las partes. El primer supuesto es que el inquilino quiere comprar una casa a medio plazo, aunque no esté seguro a día de hoy, y que el vendedor está interesado en comprar. Siendo así:

Situaciones que empujan al inquilino o comprador a firmar este tipo de alquiler

La primera situación en la que un inquilino podría preferir el alquiler con opción a compra frente al alquiler común o la compra de una vivienda sería en una situación financiera un poco precaria: si las entidades bancarias son reticentes a financiarle, los precios del mercado inmobiliario son altos y no tiene suficiente capital para hacer frente a la entrada de una casa todavía, entonces el alquiler con opción a compra empieza a sonar mucho mejor. El alquiler con opción a compra es una opción frecuente para los jóvenes, que carecen de ahorros.

Pero también puede darse el caso de que el inquilino está interesado en la casa, pero sin saber todavía su su futuro laboral le permitirá quedarse en esa zona o permitirse el precio de la vivienda. En este caso, como precaución, podría elegir un alquiler con opción a compra hasta estar seguro de que la casa realmente se ajusta a sus necesidades y perspectivas de futuro.

 

Ventajas del alquiler con opción a compra para el inquilino

Vamos a repasar primero  las ventajas de este tipo de contrato para el inquilino o comprador:

Ahorro gracias al alquiler con derecho a compra

Para la parte arrendataria, la principal ventaja del alquiler con opción a compra es que supone ganar tiempo y ahorrar para la compra de la vivienda puesto que la renta del alquiler se descuenta si, finalmente, se adquiere el inmueble. 

El alquiler con opción a compra facilita la concesión de una hipoteca

Además, este ahorro facilita la concesión de una hipoteca puesto que, por lo general, las entidades bancarias valoran positivamente que el solicitante ya haya pagado una parte de la vivienda.

Ayudas al alquiler

Asimismo, con este tipo de contrato, los inquilinos pueden acogerse a las ayudas al alquiler de las Administraciones Públicas, siempre y cuando se cumplan los requisitos establecidos.

¿Cuánto puedo llegar a ahorrar con la opción a compra?

En primer lugar, está el ahorro por desembolsar más tarde. No se trata de un ahorro monetario, sino de un respiro hasta que finalmente se deba abonar la cantidad pactada por el piso. Sin embargo, hay un ahorro que sí podemos contabilizar y es el de la hipoteca. Al haber reducido el precio de compra mediante el alquiler con opción a compra, la hipoteca costará menos. En la práctica:

  • La vivienda cuesta 100.000?
  • El inquilino está 5 años con un alquiler con opción a compra.
  • La renta mensual es de 833?.
  • Al cabo de 5 años, ha pagado 49.980? (que redondeamos a 50.000? por facilitar los cálculos).
  • Ya solo le quedan 50.000? por abonar, de modo que el inquilino solicita una hipoteca, que puede tener una duración 5 años menor que si la hubiera contratado al inicio. 

Llegados a este punto, tenemos dos situaciones hipotéticas que resolver:

  1. El inquilino compra la vivienda al inicio, sin alquiler: debe pedir una hipoteca mayor y quizá pagarla en más años para reducir la cuota mensual. Por ello, el precio es superior. Puede pagar hasta 2.140? por la hipoteca, como en el ejemplo de Gastos de una hipoteca por valor de 100.000?, aunque es posible que el banco ni siquiera le conceda más del 80% del valor de la vivienda.
  2. El inquilino compra tras haber alquilado con opción a compra durante cinco años: para nuestro ejemplo, debe solicitar una cantidad mucho menor y los plazos pueden ser inferiores. Por 50.000? pagará menos en intereses que por 80.000? o 100.000?.

 

Desventajas del alquiler con opción a compra para el inquilino

Sin embargo, este tipo de alquiler también tiene una desventaja: por lo general, en el momento de la firma es necesario pagar una prima inicial por el derecho a la compra.

Prima de la opción a compra

La famosa prima por opción a compra debe ser pactada en el contrato de compraventa, no siendo obligatoria pero sí muy frecuente y recomendada. Se suele fijar como un porcentaje del precio de venta acordado y se parece a una fianza, pues sirve para garantizar al propietario que la intención de compra es seria. De hecho, la cantidad de la prima se perderá en caso de no ejercer la opción a compra y eso es una gran desventaja de este modelo de contrato.

El inquilino no puede disfrutar de las bajadas del precio de la vivienda

El precio de venta de la vivienda está pactado en el contrato de compraventa desde el principio, por lo que no variará. Esto será un alivio si los precios de mercado se disparan, pero se invierte para el caso contrario: si el precio de la vivienda baja, el inquilino no podrá aprovecharse de este hecho. 

El precio del alquiler, por otro lado, sí que puede variar en dependencia del IPC. 

 

Como propietario, ¿Por qué un alquiler con opción a compra?

Ahora que entendemos las ventajas y los riesgos que afronta el inquilino, es el turno de los propietarios, que también podrán obtener beneficios del alquiler con opción a compra. 

Situaciones que empujan al propietario o arrendador a firmar este tipo de alquiler

¿En qué contexto se plantea un propietario firmar un contrato de alquiler con opción a compra en lugar de vender o alquilar sin más? Por lo general, un propietario que quiera dar salida al inmueble rápidamente: ya sea porque necesita liquidez o porque no quiere dejarlo parado durante el tiempo que tarde en encontrar a un comprador. 

También puede darse el caso de que el propietario espere una bajada de los precios de mercado, motivo para fijarlo en el momento, o que realmente quiera al comprador interesado y le permita estar de inquilino antes de formalizar la compraventa. 

 

Ventajas del alquiler con derecho a compra para el arrendador

Ahora revisamos  las ventajas de este tipo de contrato para el propietario o arrendador:

Dar salida al inmueble rápidamente

Para la parte propietaria de esa vivienda también hay beneficios que convierten el alquiler con opción a compra en una opción interesante. Por ejemplo, comentábamos que con este tipo de arrendamiento se puede dar salida al inmueble más rápido sin tener que renunciar a la venta.

Ventajas fiscales

Además, de la misma manera que los inquilinos pueden optar a las ayudas al alquiler, los propietarios de una vivienda alquilada con opción a compra pueden beneficiarse de las ventajas fiscales para arrendadores. Por otra parte, no se pagan impuestos de compraventa hasta que se ejecute la escritura.

La opción a compra concede liquidez al arrendador

La principal ventaja suele ser recibir dinero por adelantado, además de la posibilidad de cobrar mensualidades superiores. En otras palabras, liquidez. 

 

Desventajas del alquiler con opción a compra para el propietario

El dinero se recibe gradualmente y no de una tacada

La parte menos positiva para los propietarios es que en un primer momento, se renuncia a la cuantía que se percibe por una compra. El dinero se recibe gradualmente, lo cual suponía una ventaja de liquidez pero también es un inconveniente al no disponer de la cuantía al momento. 

Incertidumbre respecto a la venta y la situación del mercado

Además, al definirse el precio del inmueble en el momento de la firma, se tiene que adaptar a la situación del mercado. Esto supone que, aunque los precios suban, el coste del inmueble tendrá que mantenerse en el momento de la compra.

Pero lo peor para el propietario es la incertidumbre, pues no puede estar seguro de que la venta se lleve a cabo. Aunque se quedaría con las cantidades abonadas hasta el momento en ese caso, perdería a su comprador. 

Problemas de tributación en el alquiler con opción a compra

El dilema lo plantea la prima de la opción de compra, pues pasa a formar parte de la base imponible del IRPF y por ello puede aumentar el tipo medio del gravamen. Este aumento de los impuestos perjudica al arrendador, pues sólo se "libraría" de esto si el inquilino ejecutase la opción de compra en el mismo año, pero lo normal es que no sea así.

Qué debe incluir un contrato de alquiler con opción a compra

Al ser un tipo de contrato tan peculiar, es conveniente que se especifiquen bien todas las condiciones en el documento para evitar cualquier problema posterior. Además, como es un contrato doble, tendrá que incluir todo lo relativo al alquiler y a la compra:

El contrato de alquiler

En la parte del contrato de alquiler, hay una serie de datos imprescindibles: plazo de duración del arrendamiento, plazo estimado para ejercer el derecho a la compra, la renta mensual o quién corre con los gastos de la comunidad o de posibles reformas.

El contrato de compraventa

Por lo que se refiere al contrato de compraventa, tendrá que especificar la voluntad del propietario de vender al inquilino la vivienda si este se muestra interesado en ella. Además, debe incluir el precio de venta del inmueble, el porcentaje (ya sea fijo o variable) de las cuotas del alquiler que se descontarán del precio de venta o la cuantía de la prima inicial que ha de desembolsar el arrendatario.

 

¿Qué debe considerar el inquilino antes de aceptar el alquiler con opción a compra?

Además de estos puntos, hay una serie de consideraciones que ambas partes deben tener en cuenta a la hora de elaborar un contrato de alquiler con opción a compra. En este sentido, el inquilino/comprador tiene que ser consciente de que:

  • Tiene derecho a permanecer en la vivienda mientras dure el contrato de alquiler. Aunque se decida no ejercer el derecho a la compra, el inquilino puede permanecer arrendado mientras tenga vigencia el contrato.
  • Puede prorrogar el contrato de alquiler. Para ello es imprescindible que el propietario esté de acuerdo. Si se realiza esta acción, la opción de compra también deberá especificarse en la prórroga porque si no quedaría invalidada.
  • El inquilino tiene exclusividad para la compra de la vivienda. Siempre y cuando se respete el plazo establecido en el contrato.
  • No hace falta esperar al final del contrato para ejercer el derecho a compra. Se puede realizar antes y, de hecho, es beneficioso para ambas partes: el inquilino no sufre las fluctuaciones de precios en la renta del alquiler y el propietario consigue completar la acción de venta antes de lo previsto.
  • Si se producen dos retrasos en el pago del alquiler, se pierde la opción a compra. Además, si esto sucede, también se pierde la prima aportada.
  • Cumplir con las obligaciones fiscales. Mientras sólo se indique el precio de la vivienda y el plazo para ejercer el derecho a compra, el inquilino podrá deducirse el coste del alquiler.

Qué tienes que tener en cuenta antes de firmar un alquiler con derecho a compra si eres propietario

Por otro lado, el propietario, antes de firmar un contrato de alquiler con opción a compra, debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Es recomendable fijar una prima inicial. Aunque no sea obligatorio, establecer este pago asegura que el inquilino tiene interés por comprar la vivienda.
  • La obligatoriedad de mantener el contrato. Esto supone que no se puede ceder, alquilar o vender el inmueble a terceros mientras esté vigente el derecho a compra del inquilino.
  • No se puede modificar el precio de compraventa pero sí el del alquiler. Aunque ninguna de las partes pueda cambiar el precio del inmueble que está fijado en el contrato, la renta del alquiler puede variar en función del IPC si así lo exige el propietario.
  • El contrato puede inscribirse en el Registro de la Propiedad. Para ello es necesario que ambas partes estén de acuerdo y que se cumplan los requisitos básicos. Es decir, que aparezca el precio de compra, el de la prima y el plazo para ejercer este derecho.
  • Cumplir con las obligaciones fiscales. Si sólo se especifica el plazo y el precio de la vivienda, mientras dure el alquiler, el propietario tendrá que declararlo. Asimismo, si percibe una prima por la opción a compra, también deberá declararla.

Mas info: https://www.fotocasa.es/blog/alquiler/alquiler-con-opcion-a-compra-todo-lo-que-debes-saber/?xtor=EPR-458-%5B366%5D-301220